¡No más sal casera!

La sal  que todos tenemos en casa, y cuyo consumo deberíamos cambiar , está tratada químicamente. Pasa por un proceso para depurarse al máximo, para convertirla en clorudo sódico, dejando así de ser un nutriente.

Ocurre exactamente lo mismo que con el azúcar blanca  que es veneno para nuestro cuerpo ( no la necesitamos en versión refinada, son calorías vacias) Lejos de aportarnos algún beneficio, lo que hace es inflamarnos y alterar la función de muchos de nuestros órganos.

La mayoría de alimentos que consumimos contienen este tipo de sal, como las conservas, platos precocinados, congelados, snacks, o embutidos, por eso es que con este tipo de alimentación nos sentimos hinchados porque retenemos líquidos.

Una alternativa a la sal de mesa sería, la sal marina   pero lamentablemente nuestros océanos también contienen muchos tóxicos derivados del petróleo o químicos  de plásticos y convierten a esta sal en un producto no tan saludable.

La sal del Himalaya es una alternativa natural   más pura, ayudando también a algunos problemas de salud, contiene 84 minerales   % naturales que son adecuados para nuestro organismo.

✅ Recuerda de todas maneras que es sal y su ingesta debe ser controlada #mechetip

Escribir un comentario