¡La vida no es blanco o negro y el fitness tampoco!

Deja la mentalidad “todo o nada”, eso te sabotea por completo. Porque te mantiene siempre enfocado en lo que te falta, en lo que no tienes o no puedes hacer.

Causa frustración, remordimiento… y todo esto puede generar a su vez baja autoestima, porque sientes que no estás cumpliendo con todo. Es como un enfoque negativo e incita a tirar la toalla; es irreal pensar de esa manera y no conduce a un cambio a largo plazo.

¿Qué debes hacer? Tienes que adaptar toda la información a ti. Jamás compares tu inicio con la mitad del recorrido de otro, ¡es injusto! Plantéate metas concretas y realistas adaptadas a ti. Si comes muy procesado y chatarra, no digas que vas a comer igual que yo de un día para otro. Ve cambiando una cosa a la semana, poco a poco.

Quítate esas ideas extremistas de todo o nada. Porque dejes de hacer un día ejercicio no perdiste todo lo que has hecho, porque un día en medio del estrés te comiste un helado –aun cuando es un martes– no perdiste todo lo que has hecho. Estos tropiezos te hacen humano, lo inteligente es aprender de ellos, plantearte metas estratégicas para prevenirlos, sin echarle mucha cabeza y sin culparte.

Lo que te afecta de manera negativa es la continuidad y la frecuencia, si te comes el helado la mayoría de los días o si faltas al gimnasio varias veces en la semana, es cuando viene el problema. Las “excepciones” no te definen. Tienes que establecer estrategias, trazar un plan, para posibles situaciones.

Hay días en los que no vas a querer hacer nada, analiza la decisión que vas a tomar: ¿Has hecho suficiente ejercicio?, ¿has entrenado la mayoría de los días y estás cansado? ¡Falta!… ¿O es flojera?, porque también hay que practicar la disciplina. Y si faltaste por cualquier otra razón no te des mala vida tampoco, al día siguiente sencillamente retomas tu rutina y listo. Hacer algo es mejor que no hacer nada, recuerda esto siempre.

Lo más importante es que te informes, que estudies, que te empapes de conocimiento porque eso te ayuda a tomar mejores decisiones. Muchas veces es por falta de información que tomas medidas extremas e innecesarias. Cuando tienes conocimiento direccionas tu esfuerzo y aprendes a ver todas esas tonalidades distintas.

Escribir un comentario