Health Coach: Invierte en la salud de tu mente, cuerpo y alma

Como alguien que ha perdido con éxito peso  después de 3 embarazos, algunos problemas hormonales solucionados y la relación odio- amor con la comida, me gusta que puedo  decirme a mí misma que sé una cosa o dos sobre la pérdida de peso duradera.

Antes de hacer click con el ejercicio,  entender mi cuerpo y  la comida que necesita, probé todo plan de producto / ejercicio de pérdida de peso en el mercado. Perdí algunas libras aquí y allá, pero siempre regresaban una vez que volvía a mi rutina normal.

Lo que aprendí a través de mis experiencias es que no hay una solución rápida en lo que respecta a la pérdida de peso duradera. Para tener éxito a largo plazo, debes cambiar tus hábitos y tu estilo de vida para siempre. Simplemente no hay otra forma de hacerlo.  A continuación se encuentran los tres consejos principales que  doy a mis clientes que buscan permanentemente perder peso y transformar sus vidas:

 1. Encuentra tu ritmo

Cuando se trata de modificar tu estilo de vida, debes ser honesto contigo mismo sobre varios factores que finalmente afectarán tu éxito. ¿Trabajas a tiempo completo o a tiempo parcial? ¿ Estudias? ¿Estudias y trabajas? ¿Tienes familia? ¿Vives con otras personas o solo? ¿Cuántas horas al día puedes honestamente comprometerte con tu objetivo?

La pérdida de peso requiere tiempo, planificación y preparación. Algunos de mis clientes tienen más tiempo libre que otros y, por lo tanto, quieren poner todo lo que tienen en el programa de inmediato. Las personas con más tiempo libre suelen optar por un plan de “vía rápida” e implementar todos los cambios a la vez.

Otros clientes tienen trabajos exigentes o niños pequeños, por lo que realmente solo pueden reservar una o dos horas al día para el programa. Todo se reduce a realizar cambios realistas a tu propio ritmo en función de tu estilo de vida actual. No debes abrumarte, o, por otro lado, no sentirse lo suficientemente desafiado. Si deseas un cambio a largo plazo, debe encontrar la velocidad adecuada para que tus esfuerzos sean sostenibles.

2. Trabaja en la organización de tu tiempo
Trabajo, familia, ejercicio, preparación de alimentos, descanso, sueño … un día normal de 24 horas consiste en varias obligaciones que deben cumplirse. Cuando tenemos un millón de cosas  en el día , la comida y el ejercicio tienden a ser las dos responsabilidades que se dejan de lado. ¡El secreto del éxito es asegurarse de que esto no suceda!  La organización  del tiempo y la planificación son vitales para alcanzar tus objetivos.

Hay ciertos pasos que se deben tomar todos los días para experimentar resultados a largo plazo. Debes aprender cómo administrar tu tiempo sabiamente.  Asegúrate de reservar la cantidad adecuada de tiempo cada día para planificar y preparar sus propias comidas, comenzar a sudar e incluso pensar en el día o  semana siguiente.

Comienza a tener una idea de qué tipo de comidas saludables prepararás, qué ingredientes necesitarías tener listos y cuál sería el momento oportuno para hacer ejercicio de acuerdo con tu cronograma. Recuerda esta frase  “ No se tiene tiempo para el ejercicio, se crea el tiempo para ello”  No te sientas mal si luchas con la administración del tiempo, ¡muchas personas lo hacen!

La organización no es un rasgo  que todo el mundo tiene. La gestión del tiempo es algo que debe aprenderse y perfeccionarse día tras día a través de la práctica como en todo en la vida. Mantenerte dedicado a tus objetivos de salud, sin importar lo que ocurra, es la manera perfecta de crear nuevos hábitos.

3. Invierte en la salud de tu mente, cuerpo y alma.

Cuando descuidamos nuestra salud física, tienden a existir razones emocionales más profundas que alimentan esta situación. Cuando se trata de una verdadera transformación, debes abordar todas las areas de tu vida. La salud física, emocional y espiritual van de la mano, están totalmente integradas. Un enfoque holístico es lo que se necesita y respetando la bioindividualidad.

El yoga y la meditación son dos prácticas ideales para abordar la salud y el bienestar en todos los niveles. Ambas ayudan en  el proceso de unir la mente, el cuerpo y el alma. Cuando las tres están alineadas, el resultado es una persona completa y equilibrada por dentro y por fuera. Cuando tienes este balance, eres capaz de todo lo que te propongas.  Asegúrate de tomarte un tiempo para conectarte con tu cuerpo y respirar.

Tómate un tiempo para frenar y no hacer más que respirar y estirar. Desconecta tu mente durante al menos 20 a 30 minutos cada día y siéntate en silencio, esto lo puedes dividir en varios momentos del día si deseas.  Estas prácticas no solo producen efectos calmantes, sino que también te permiten liberar las cosas que te pesan: emociones, equipaje, temores, dudas, etc. Trabaja en dejar que todo fluya y concéntrate en convertirte en la mejor versión de ti.

 

Escribir un comentario