¡El Kale!

El kale es altísimo en antioxidantes y vitaminas de los grupos A, B, C y K, contiene más hierro que la carne, más calcio que la leche, y también es rico en otros minerales como potasio y magnesio.

Además de esto, es alta en proteínas, por lo que es una excelente aliada para personas vegetarianas y veganas.

Al igual que el resto de las verduras de hoja de color verde oscuro, el kale cuenta con ciertos componentes que nuestro cuerpo necesita para defenderse de las células cancerígenas, y también es buenísima para mejorar la salud de nuestros ojos.

Ahora, como ocurre en el caso del brócoli y la coliflor, la col rizada es mejor cruda que cocida, porque cuando se cocina mucho se destruye gran parte de su contenido de sulforafano, que es un compuesto con efecto antioxidante que podría modificar la expresión de algunos genes involucrados en el control del cáncer.

Por otra parte, el kale es una excelente fuente de fibra, que ayuda a regular el proceso digestivos, así como a reducir los niveles de colesterol y su aporte calórico es relativamente bajo, de hecho, una taza de este vegetal aporta 39 calorías, 5 gramos de fibra y nada de grasas, ¡es buenísimo!

Escribir un comentario