¡Que nunca nos falte la quinoa!

Aunque no lo crean, la quinoa es un pseudo grano milagroso. En épocas pasadas, lo llamaban “el oro de los Incas”. Se considera un carbohidrato complejo, pero además una proteína completa, porque tiene los 9 aminoácidos esenciales.

Algunos detalles que quizá no sabías:

-Es particularmente alto en lisina, un amino crucial para el aumento de masa muscular y recuperación de la misma.

-Tiene el doble de fibra comparándolo con otros granos, esto la hace ideal para bajar colesterol, presión arterial y sobrepeso.

-Alto contenido en hierro, necesario para la formación de hemoglobina, el hierro es el que transporta oxígeno de una célula a otra, lleva oxígeno a los músculos y mejora el funcionamiento cerebral.

-Es alta en magnesio: relaja los vasos sanguíneos, baja glucosa en sangre, mejora niveles de energía y desintoxica nuestro organismo.

-Es ideal si eres vegetariano. Apto para celíacos por ser libre de gluten.

Tip:

1 taza cocida de quinoa tiene 222 calorías, 39 gr. de carbos de los cuales 5,4 gr. son de fibra (es bastante) y 9 gr. de proteína.

La porción para hombres: 1 taza. Mujeres: 1/2 cocida.

Ingredientes
– 1 taza de quinoa, 2 tazas de leche, una pizca de sal, 2 cucharadas de cacao en polvo, 2 cucharadas de miel de abeja, – 1/2 cucharadita de extracto de vainilla, 30 gramos de chocolate amargo en trozos.

Para servir: fruta de nuestra elección
A fuego medio, calentaremos una cacerola mediana y añadiremos la quinoa para tostarla ligeramente un par de minutos, para inmediatamente agregar la leche y una pizca de sal. Reducimos el fuego al mínimo y dejamos cocinar sin tapar durante 20 minutos, removiendo ocasionalmente.

Una vez que la quinoa ha absorbido la mayor cantidad de leche leche y está cocida, sacaremos del fuego y añadiremos la cocoa en polvo, la miel de abeja y la vainilla; movemos suavemente hasta integrar todos los ingredientes. Serviremos en un tazón añadiendo los trocitos de chocolate amargo y la fruta cortada en trozos.

Escribir un comentario