Mitos y verdades de los lácteos

Alrededor del 60% de las personas en todo el mundo son intolerantes a los lácteos.  En mi opinión,  debemos consumirlos con moderación.

Hay estudios que indican que los lácteos más allá de perder peso o ganar peso, son proinflamatorios, tienen el factor de crecimiento IGF-1, vinculado con algunos tipos de Cáncer, entre estos el de próstata y Ovario.

En algunas ocasiones la intolerancia a la lactosa , realmente está vinculada con dificultad para digerir la caseína, esta proteína produce inflamación y  es responsable de eczema o dermatitis atópica, otitis a repetición, sinusitis, goteo postnasal, cefalea, colon irritable, gases, acné, fibromialgia, síndrome de ovario poliquístico, entre otras.

El queso es adictivo, pues existe una sustancia en él llamada caseomorfina que provoca esa adicción, además es un alimento súper procesado.

Los beneficios reportados en algunos estudios son de aquellas alimentadas con pasto, que  contiene cinco veces más ácido linoléico,  altos en contenido de ácidos grasos omega-3  y vitamina D3.

Consejo

Para descartar cualquier intolerancia se puede realizar una dieta de eliminación para descartar que alimento es el que estaría causando el problema, ya que no necesariamente tiene que ser el lácteo.

Escribir un comentario