El desayuno, el protagonista que no puede faltar.

Eso de que el desayuno es la comida más importante del día no es solo un cliché, ¡es la verdad!, y es que en nuestra meta por alcanzar un estilo de vida saludable y de paso mejorar la composición corporal, el desayuno es uno de los protagonistas.

 

Tip

“Quienes comen poco en la mañana comen mucho en la noche, sobre todo carbohidratos, mientras que quienes desayunan una comida completa tienen más energía y menos apetito durante el día, y protegen en mayor grado la masa muscular”.

 

Errores típicos en el desayuno

 

Comer cereal “fit” de caja con leche

Generalmente los cereales de caja están hechos con azúcares y harinas refinadas, lo que hace que se dispare la insulina, y con la leche aún más ya que contiene lactosa. Al final esto se digiere muy rápido y como consecuencia tendrás más ansiedad por los carbohidratos.

 

Tomar un jugo verde

Este “desayuno” lo hacen con frecuencia quienes no tienen mucho tiempo para cocinar. Sin embargo, no es nada recomendable porque la mayoría de estos zumos están hechos solo con frutas y vegetales. No cuenta con la cantidad de proteína que se necesita.

 

¿Qué debe llevar un buen desayuno?

  Lo esencial es incorporar alimentos que contengan un solo ingrediente, como: avena, huevos, banana. Cuando hablamos de alimentos de un solo ingrediente nos referimos a aquellos que no han sido intervenidos por el hombre, es decir que no han sido procesados. Recuerda mientras más natural, mejor.

Debe incluir carbohidratos de carga glucémica media/baja y altos en fibra, como por ejemplo la avena, la batata, quínoa, plátano, frutas, trigo integral, etc.

Es importante añadir una fuente de proteína, como el pollo, la carne, los huevos o la Whey Protein. Ellos son materia prima para los músculos, te ayudarán a detener el catabolismo, a acelerar tu metabolismo, controlar el apetito y estabilizar los niveles de glucosa en sangre.

Escribir un comentario