Lo que no sabías de las granadas.

Quizás algunas de ustedes no hayan escuchado o visto a las granadas. Son frutas exóticas a las que podemos sacarles muchísimo provecho e incluirlas como el ingrediente principal en nuestras bebidas y postres. Tienen un exquisito sabor, con alto contenido en antioxidantes, fibra, calcio, vitaminas A y C.

 

¿Cómo comerlas?

Lo ideal es comerla en el día, en la media mañana o luego de tu entrenamiento más una fuente de proteína. Una porción es igual a una granada completa, puedes conservarla en la nevera o sacar la pulpa, congelarla y ¡usarla cuando quieras!

 

Beneficios:

Antienvejecimiento. Con un enorme poder antioxidante, la granada se reconoce como una fuente natural para combatir el envejecimiento prematuro, disminuye el estrés y actúa como un protector frente los rayos ultravioleta.

 

Controla los niveles de glucosa. Según investigaciones del área Académica de Nutrición de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, el jugo de este fruto ayuda a controlar significativamente los niveles de glucosa en la sangre.

Protege el corazón. Sus efectos antioxidantes y antiinflamatorios favorecen la salud cardiovascular, mejora el flujo de sangre al corazón y ayuda a eliminar el colesterol malo del cuerpo.

Piel saludable. Para lucir un rostro terso y brillante, la recomendación es comer una granada al día por la cantidad de hierro que contiene, el cual ayuda a oxigenar las células de la piel, lo que le da un aspecto fresco.

Tip: Deja reposar las semillas de la granada en medio litro de agua con algunas hojas de menta y consúmela durante todo el día. Una bebida refrescante, natural y saludable.

 

Receta: En un procesador licua media taza de yogurth griego, ½ taza de semillas de granada congelada, ½ cucharadita de stevia. Lo congelas y podrás disfrutar de un delicioso helado.

Escribir un comentario