Celulitis, el verdadero dolor de cabeza de las mujeres.

Hay un dicho que dice que no hay mal que por bien no venga, ni cuerpo que lo resista… pero definitivamente la celulitis no es parte de este caso, porque todas sabemos que no hay peor karma que este. A veces cuando nos miramos en el espejo pensamos que es más fácil perder peso, que ponerle fin a la piel de naranja.

Científicamente hablando más del 90% de las mujeres la padece y sólo el 10% de los hombres sabe de ella, lo sé ¡Qué gran injusticia! Sin embargo, no todo está dicho. Hoy te daré algunos consejitos para seguir firmes en esta batalla… que apenas empieza.

La dieta es el 70% de tu garantía al éxito en esta lucha. Si tienes una alimentación correcta y limpia será más fácil minimizar la celulitis. Ojo, si tu porcentaje es alto es falso que desaparecerá al 100%, pero sí podrás reducirla.

Si vas al supermercado, elige productos naturales, opta por las frutas y los vegetales. Recuerda que entre más color en tu ración, mejor. Incluye alimentos ricos en Omega 3 como salmón, sardinas y nueces. En el caso de los carbohidratos escoge la avena, el camote y el arroz integral.

La hidratación, este punto no es sugerencia, es una obligación. Es esencial el consumo de 2 litros de agua al día para tener una piel saludable, las células grasas se notan más cuando estás deshidratada.

No hay excusa, aléjate de las sustancias tóxicas: las grasas saturadas, el exceso de sodio, café, el alcohol, el cigarrillo y lo más importante el sedentarismo.

La mejor rutina de ejercicios, es la combinación de cardio, levantar peso y el estiramiento. Otras opciones válidas son el yoga, pilates, TRX y el spinning.

No voy a engañarlas diciéndoles que la cura para este mal existe, pero sí pienso motivarlas para que sean constantes en esta guerra, que aprendan a elegir inteligentemente sus alimentos y den un giro de 360° a su rutina diaria.

¡Manos a la obra que todo depende del buen desempeño que tengas para atacarla!

Escribir un comentario