¿Qué es la fibra?

La fibra proviene de alimentos de origen vegetal: frutas, vegetales, granos, nueces y leguminosas. Es un tipo de carbohidrato que el cuerpo no puede asimilar. A diferencia de los almidones y azúcares, la fibra no aporta calorías. La fibra no puede ser digerida y simplemente pasa a través del el tracto digestivo. Sin embargo es indispensable para que tengamos salud y mantengamos un peso adecuado.

Los alimentos que contienen fibra ocupan más espacio que los alimentos que no la tienen. Esto significa que te sentirás más lleno después de comer y la sensación de satisfacción durará más tiempo. Se necesita más tiempo para que sientas hambre de nuevo después de una comida rica en fibra que después de una comida baja en fibra.

Hay dos tipos de fibra: soluble e insoluble. Cada uno desempeña un papel único en la salud y prevención de enfermedades.

La fibra soluble se disuelve en el agua de los alimentos y en los jugos digestivos y se convierte en un líquido viscoso o gel. Este gel puede atrapar ciertos componentes alimenticios y hacer que sean menos disponibles para la absorción. Interfiere algo con la absorción de grasas y azúcares y puede ayudar a reducir el colesterol y al disminuir la absorción de azúcar. Comer fibra soluble ayuda a mantener los niveles de azúcar en la sangre estables, lo cual es útil para las personas diabéticas.

El otro tipo es la fibra insoluble absorbe mucha agua, se hincha y se expande en el aparato digestivo, aumenta los movimientos de los intestinos y ayuda a desalojar las heces. Comer fibra insoluble es un método muy eficaz y preventivo para el estreñimiento y otros trastornos digestivos como el síndrome de intestino irritable.

En términos generales, se debe de consumir  25 gramos por día para las mujeres y 38 gramos por día para los hombres. No hay ninguna guía para la cantidad de que debe ser soluble e insoluble. En la dieta promedio, alrededor de tres cuartas partes de la fibra es insoluble y cuarto es soluble. Este hecho se debe a que tendemos a comer muchos más alimentos a base de cereales y no suficientes frutas y verduras.

Diversos estudios han demostrado que su consumo previene diferentes enfermedades, entre las que se encuentra la diabetes tipo 2, la obesidad, ciertos tipos de cáncer o las patologías coronarias.

Escribir un comentario