7 claves para escoger los zapatos adecuados.

Mucho se puede escribir de ¿Cómo escoger? El zapato perfecto para cada uno de nosotros, existen muchas formas y fórmulas que definen cual es el mejor para nosotros. Sin embargo empecemos a definir algunas cosas importantes para este crucial paso en nuestra vida runner.

  1. ¿Tengo una técnica depurada para correr?, ¿tengo la musculatura preparada?, ¿a medida que me voy cansando voy descuidando la técnica? No pasa nada si corres mal, tendrás que recurrir a unas zapatillas amortiguadas y empezar a mejorar la técnica de carrera.
  2. Tienes que pesarte y no engañarte. Las zapatos tienen rangos de peso recomendados en función de la amortiguación y estabilidad. Si pesas 65 kg podrás (y deberás) llevar zapatos ligeros con menos amortiguación, pero si pesas 90 kg necesitarás zapatos con más tecnología para el impacto y amortiguación.
  3. Es importante determinar si eres propenso a las lesiones porque hay zapatos que pueden hacer que el riesgo de una lesión determinada se mitigue. Por ejemplo, si se tiene una fascitis plantar, hay que buscar modelos que den apoyo en la zona del arco. Si se suelen tener sobrecargas en los sóleos y gemelos habrá que evitar pisar de antepié mientras se fortalece con ejercicios auxiliares la musculatura y buscar zapatos con drop (diferencia de altura entre talón y antepié) más bien alto (10 ó 12 mm).
  1. Es muy importante saber qué tipo de arco tienes. Averiguarlo de manera aproximada es sencillo, mojándose la planta del pie y dejando la huella en un papel. Eso sí, lo mejor es un estudio podológico.
  1. Con respecto a la talla el tip clave es: deja la anchura de un dedo de la mano entre el dedo más largo y la puntera del zapato, El pie se suele hinchar en carrera cuando se llevan más de 5 kilómetros, así que hay que dejar cierto margen para evitar rozaduras y ampollas. Eso no significa necesariamente elegir un número más, a veces con medio número bastará.
  1. Saber si eres pronador, neutro o supinador es importante, pero no determinante. La pronación es el giro del tobillo hacia el interior del pie durante la pisada. No es necesariamente malo que se prone, ya que es un mecanismo natural del pie para amortiguar el cuerpo, pero a veces una pronación excesiva provoca molestias y hace falta corrección. Ser supinador (que el tobillo gire hacia el exterior en la pisada) es raro y aun así la gente no para de preguntar por zapatillas para supinadores. Tener el pie cavo o que el la zapatilla se desgaste por el exterior no quiere decir que se sea supinador. Sólo el 4-5% de los corredores supinan.
  1. El terreno por donde se va a correr es importante. Si corres por asfalto o cemento (por la acera), lo más normal es recurrir a zapatos con amortiguación blanda. Si se va a correr por el parque, por la hierba, la estabilidad gana importancia y también se le requerirá algo de agarre a la suela. La amortiguación en este caso ya no es tan importante. Si el terreno va a ser pedregoso, por caminos y senderos o roca, hay que recurrir a zapatos de trail que proporcionen mayor agarre, protección y mucha estabilidad.

Escribir un comentario