¿Cuerpo alcalino o ácido?

El pH de nuestro cuerpo es lo que determina la acidez o alcalinidad del mismo, lo ideal es que esté cerca de 7.4 (alcalino). Los alimentos que ingerimos determinan nuestros niveles de pH, y los niveles del pH controlan todo lo necesario para vivir sanos.

El índice que mide el nivel de acidez o alcalinidad en la sangre es el pH (potencial hidrógeno). Se trata de un número que se obtiene a partir de una relación entre la presencia de bicarbonato -sustancia alcalina- y el dióxido de carbono -sustancia ácida-. La escala va de 0 a 14, el nivel ideal que debería tener el torrente sanguíneo es de 7,4. Cuando se alcanza este número, se optimizan tanto el metabolismo como las reacciones químicas. Así se consigue una mayor oxigenación a nivel celular.

Un pH en nuestro cuerpo por debajo de los 7.35  puede causar acidosis y un pH mayor de 7.45 puede generar alcalosis, en cualquiera de los dos casos nuestro cuerpo puede sufrir graves consecuencias, desde la depresión del sistema nervioso en la acidosis, a la hipersensibilidad del sistema nervioso en la alcalosis que puede llegar a causar convulsiones.

El nivel de pH de la sangre afecta a todas las células de nuestro cuerpo, y como la función saludable de nuestro cuerpo depende de que nuestra sangre mantenga una alcalinidad entre 7.35 y 7.45 pH, es razonable esperar que el exceso de acidez interrumpa los procesos metabólicos normales, si el cuerpo no puede realizar correctamente funciones fundamentales, como la absorción de nutrientes, la sangre empezara a robar minerales para que la cifra se mantenga y no se desequilibre.

Para neutralizar la acidez, el organismo recurre a las reservas alcalinas, de este modo, se pierden minerales tales como el calcio, el magnesio y el potasio. Todos ellos se encuentran depositados principalmente en los huesos, las articulaciones y los dientes.

La mayoría de los alimentos que consumimos son industrializados y hace que nuestro cuerpo produzca ácidos, los alimentos altamente ácidos como el, café, productos de harina blanca, azúcar blanca, edulcorantes artificiales, sal refinada, productos lácteos, carnes rojas y blancas, alcohol entre otros, así como la mayoría de los productos farmacéuticos.

Un cuerpo ácido es un organismo que está perdiendo nutrientes, vitaminas y minerales, y lo veremos de inmediato en la fragilidad de nuestras uñas, en la caída de nuestro cabello, en ese cansancio que no podemos explicar, en  molestos dolores de cabeza, en inexplicables

Escribir un comentario