Lo importante de estirar antes y después del ejercicio.

Al momento de practicar algún deporte, el estiramiento muscular previo y la relajación posterior pueden contribuir a evitar lesiones y calambres en un futuro.

Los estiramientos deben concentrarse en la parte que vamos a trabajar ese día y en las demás zonas que se van a ver involucradas en el ejercicio. Con dedicarle entorno a 10 minutos antes y después de entrenar es suficiente.

El estiramiento nos sirve para preparar al músculo y ponerlo alerta para comenzar a realizar el ejercicio. Es una buena forma de mantenerle activo y despierto. Además, se conserva más joven y elástico frente a la rigidez que contrae al hacer ejercicio. Con esto estamos también mejorando nuestra flexibilidad general y con ella la movilidad de nuestro cuerpo.

Un buen estiramiento nos permitirá descongestionar los músculos después del ejercicio haciendo que se desarrollen mejor, ya que facilitamos el riego sanguíneo a todas las partes del músculo.

Cada vez que se procede al estiramiento o elongación de los músculos se debe tener presente que estirarlos de más puede ser perjudicial. Esto se debe a que el incremento de la laxitud o relajación aumenta las posibilidades de lesiones en los ligamentos e incrementa el riesgo de separación de las articulaciones, al mismo tiempo que el de dislocación.

Por esta razón, se debe saber que el tiempo recomendado para realizar cada uno de los ejercicios de elongación es de 20 a 30 segundos por músculo, mientras que el tiempo designado a cada sesión de estiramientos varía entre los ocho y 10 minutos. Para los ejercicios posteriores al deporte es importante evitar que el músculo se enfríe, ya que podría dañarse.

Escribir un comentario