Tu gran aliado el Kefir.

El kefir es uno de esos super alimentos que pueden ayudarnos a conseguir beneficios insospechados con su consumo habitual.

La bacteria del kefir es la misma que la de la leche Lactobacillus Acidophilus  pero además cuenta con la levadura (hongo) del kefir Saccharomyces Kefir convirtiéndola en una bebida/alimento realmente probiótica,  El kefir sale realmente barato puesto que solo consume leche.

Ingredientes:

  • Kefir
  • Leche fresca

Utensilios:

Los utensilios con los que el hongo va a estar en contacto es recomendable que no sean metálicos, así que intenta usar plástico o madera.

  • Colador de plástico
  • Lengua de silicona o paleta de madera
  • Botes de cristal

Como se hace:

Paso 1: Primero ponemos los hongos en leche, en un tarro de cristal que taparemos con un paño para que no le de la luz, si tapamos el tarro el resultado es un kefir mucho más ácido y alcohólico (por la fermentación de la lactosa), prefiero hacerlo sin tapar porque he notado que es mucho más suave.

Paso 2: Una vez la leche del kefir ha fermentado (24h aproximadamente dependiendo de la cantidad de hongos) debemos colar el resultado, removiendo con movimientos suaves para no dañar los hongos.

Paso 3: Separamos el kefir y volvemos a ponerlo en un tarro de cristal a la que echaremos leche a temperatura ambiente para que vuelva a fermentar.

Paso 4: La leche fermentada se pone en otro tarro de cristal y se tapa, va a seguir fermentando y seguramente espese un poco, así que en el momento en que enfríe podrás tomarlo como un yogur normal.

Escribir un comentario