¿Cuántas veces han sufrido de una contractura muscular?

La contractura es una contracción del músculo, el carácter lesivo depende de la continuidad de esta contracción.

La contracción permanente es involuntaria, quedando de esta forma el músculo en constante tensión. Normalmente un músculo se contrae y se distiende, pero en algunos casos, una zona del vasto muscular no se relaja, y sigue contraída. Esta zona se mantiene dura e hinchada, es en ese momento cuando la persona nota un abultamiento al tacto, vulgarmente llamado ”nudo”.

La contractura no es una lesión grave pero si dolorosa, y eso nos impide realizar ciertos movimientos o realizarlos con mucho dolor, es importante saber identificarlas.

DURANTE UN ESFUERZO: cuando una persona realiza una actividad física, el organismo metaboliza sustancias activas para poder producir el movimiento. Este proceso origina que esas sustancias inactivas se conviertan en metabolitos. Cuando una persona realiza un esfuerzo elevado, el organismo es incapaz de depurar esta sustancia a través del torrente sanguíneo, que hace que se acumule y genera dolor e inflamación.

POSTERIOR AL ESFUERZO: esto sucede cuando el musculo no puede volver a su estado de reposo.

RESIDUALES: tras una lesión grave, la musculatura adyacente a la zona lesionada tiende a contraerse como mecanismo de protección.

Escribir un comentario